Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia. Al usar este sitio web, acepta la colocación de dichas cookies. Puede leer cómo usamos las cookies y cómo puede controlarlas en nuestro Aviso de cookies.

Hacer tilt – cómo mantenerse en calma

En el poker, la disciplina emocional es tan importante como el aspecto técnico del juego, o las caras que tenga. En esta sección trataremos:

Imagine la situación. Tenía unas cartas iniciales fabulosas, el flop fue estupendo, el turn una bendición, y – sintiéndose casi invencible – hace go all-in. Su oponente lo mismo. Lo tiene en el bolsillo. Y el river – por una posibilidad remota – le da una mano que usted no se podría haber imaginado. Su oponente se lo lleva todo y usted se queda sin nada.

Se puede decir que esto le puede echar un poco para atrás.

Muy bien. Incluso lógico. Después de todo a nadie le gusta perder. El problema surge cuando estas emociones comienzan a afectarle a la siguiente partida, y a la siguiente, exponiéndole a más pérdidas. Lo que llamamos "ponerse en tilt".

Qué es el tilt, y cómo puede afectarle

A menudo verá que sus peores sesiones se deben a la mala suerte o a "no conseguir las cartas" (ejem), pero el juego irracional tras recibir un llamado "bad beat" (perder con una mano estadísticamente buena) le influye.

Casos comunes de tilt

  • Tras perder, se siente que se merece algo de suerte y comienza a jugar manos que no debería. No es solo mala estrategia, sino que los jugadores experimentados le verán caer en picado y lo usarán contra usted.
  • Pierde seguridad y comienza a dejar pasar manos realmente buenas sin razón. Seguro que se quiere proteger – pero está jugando con sus propios temores con pocas posibilidades de ganar.

Qué hacer al respecto

Los jugadores profesionales aceptan el tilt como parte del panorama del poker. En vez de actuar como si no ocurriera, lo identifican y buscan formas de limitar los daños.

Por ejemplo, puede:

  • Pensar que cada mano que pierde es una lección de experiencia
  • Tómese un descanso – ya sean cinco minutos o cinco días, así la próxima vez que juegue tendrá la mente más clara
  • Juegue a límites inferiores, si continúa su mala racha perderá menos
  • Lea un libro de poker para recuperar la seguridad

No se lo tome personalmente

Incluso si juega perfectamente, a veces las buenas manos quedan derrotadas. Es cómo acepta esas pérdidas lo que le convertirá en ganador a largo plazo. Y lo importante, no permita que le arruine su forma de jugar. Después de todo el poker debe ser algo divertido.

Cómo enfrentarse a los juegos psicológicos

En el poker, no basta con cuidar su propio estado mental, también debe entender el de sus oponentes. Esto le ayudará a calcular qué tienen, prevenir sus tácticas, presionarles a cometer errores, y en resumen confundirlos para tenerles ventaja.

La otra cara es que ellos pueden hacer lo mismo con usted. No se trata solo de una estrategia de juego muy inescrutable. Algunas palabras seleccionadas por parte de un oponente en el momento menos oportuno puede transformarle en maestro de Zen a monstruo del tilt en solo segundos.

Rrecuérdelo, y si alguien le molesta, ignórelo o desactive el chat. Y recuerde que aunque los juegos psicológicos forman parte del poker, el abuso no lo es, por lo que debe informanos si alguen de pasa de la raya.

Ya sea controlar sus emociones, combinar su juego o perfeccionando el arte del farol, familiarícese con la psicología del poker y le servirá para mucho.